Una solución prometedora para el dolor de espalda

El tratamiento con células madre antienvejecimiento es exitoso en los primeros ensayos humanos
El tratamiento con células madre antienvejecimiento es exitoso en los primeros ensayos humanos
16 enero, 2018
La sangre del cordón umbilical mejora las habilidades motoras en algunos niños con parálisis cerebral
La sangre del cordón umbilical mejora las habilidades motoras en algunos niños con parálisis cerebral
17 enero, 2018

Una solución prometedora para el dolor de espalda

Una solución prometedora para el dolor de espalda

Como muchos de nosotros podemos dar fe, el dolor lumbar (dolor lumbar) es una afección médica debilitante y dolorosa que afecta gravemente la calidad de vida. Un análisis de la Carga Global de la Enfermedad en 2010 mostró que el dolor de espalda se ubicó como el mayor contribuyente a la discapacidad de casi 300 condiciones estudiadas.

 

El dolor lumbar tiende a alcanzar su punto máximo en los grupos de mayor edad; por lo tanto, las regiones con mayores expectativas de vida se ven afectadas desproporcionadamente. Se prevé que el número de personas con dolor lumbar aumente en las próximas décadas, especialmente en países de ingresos bajos y medianos. Cerca de 149 millones de días de trabajo se pierden cada año en los EE. UU. Debido a dolores de espalda, a un costo estimado de $ 100 a $ 200 mil millones.

 

Por supuesto, los costos para el paciente, bien sean financieros como emocionales, nunca se pueden cuantificar adecuadamente.

 

Preguntas difíciles, pocas respuestas

Aunque las causas de dolor lumbar generalmente son múltiples, los Institutos Nacionales de Salud sostienen que la mayoría de los casos son mecánicos por naturaleza. La degeneración gradual de la columna vertebral como resultado del uso y desgaste normal, lo que se conoce como espondilosis, puede dar lugar a una gran cantidad de afecciones dolorosas que van desde simples esguinces, hernias o rupturas de discos hasta lesiones causadas por un trauma.

Si bien las causas del dolor lumbar rara vez se abordan, los medicamentos analgésicos se recetan de forma rutinaria para tratar sus síntomas. Los medicamentos recetados comúnmente incluyen opioides, AINE (anti-inflamatorios no esteroideos), anti-convulsivos, anti-depresivos, anti-irritantes e inyecciones epidurales de esteroides.

 

Sin embargo, estos tratamientos analgésicos tienen deficiencias: efectos secundarios potencialmente peligrosos, interacciones medicamentosas adversas, adicción, daño orgánico o solo alivio temporal. Otras opciones de tratamiento incluyen fisioterapia, estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS por su siglas en inglés), acupuntura y, en casos extremos, cirugía.

 

Tristemente, ni el manejo conservador ni las opciones quirúrgicas más invasivas arrojan resultados satisfactorios de manera consistente, porque no abordan los procesos subyacentes de la enfermedad. De hecho, algunos tratamientos pueden conducir a un empeoramiento de la afección a largo plazo. Sin dudas, se necesitan nuevos enfoques para resolver el problema.

 

La investigación apoya las células madre para los dolores de espalda

Muchos casos de dolor lumbar implican daño estructural a los discos intervertebrales, ya sea a través de una hernia discal o enfermedad degenerativa del disco. Esta condición es bastante frecuente entre los adultos mayores, con un estudio que encontró que el 95% de los estadounidenses de mayor edad exhibe algún grado de degeneración del disco.

 

En la búsqueda de tratamientos más allá de los analgésicos y la cirugía, varios investigadores han demostrado la efectividad de la terapia de células madre en el tratamiento de lesiones de disco en humanos y animales.

 

Leung et al. (2006) y Drazin et al. (2012) notaron el potencial de las células madre mesenquimales (abreviado en inglés MSC) para tratar la degeneración del disco intervertebral en animales de laboratorio. Orozco et al. (2011) utilizaron las MSC autólogas derivadas de médula ósea para tratar a 10 pacientes con degeneración del disco lumbar, que exhibieron una rápida mejoría en el dolor y la discapacidad.

 

Del mismo modo, Pettine et al. (2015) informaron puntajes de dolor significativamente reducidos en 26 pacientes que recibieron células madre autólogas derivadas de médula ósea.

 

¿Vienes a una clínica cerca de ti?

Apenas este año, Centeno et al. utilizaron con éxito una inyección de MSC derivadas de médula ósea autóloga para tratar la enfermedad degenerativa del disco en 33 pacientes con dolor lumbar. Los autores obtuvieron resultados como: “sin problemas de seguridad, dolor sustancialmente reducido, aumento de la función y reducción del tamaño del bulbo discal en la mayoría de los pacientes”.

 

Ese tratamiento utilizó la tecnología de células madre creada por BioRestorative Therapies, que utiliza MSC autólogas derivadas de médula ósea para tratar la enfermedad crónica del disco lumbar. Según el sitio web de la compañía, “no solo este programa podría eliminar la cirugía en muchos casos, sino que también podría proporcionar un tratamiento sustancialmente más efectivo que las actuales terapias no invasivas con un diseño curativo”. La FDA ha aprobado la empresa llevar a cabo los ensayos clínicos de Fase 2 para tratar el dolor lumbar debido a la enfermedad degenerativa del disco.

 

DiscGenics, una empresa de biotecnología con sede en Utah, también recibió la aprobación de la FDA para un estudio de terapia de células madre para tratar a pacientes con enfermedad de disco intervertebral. El enfoque de DiscGenics es diferente, ya que utiliza tecnología licenciada para derivar sus “células discogénicas” patentadas directamente del tejido discal humano adulto.

 

“Creemos que tiene el potencial de ofrecer alivio del dolor y restaurar la función a millones de pacientes que sufren los efectos debilitantes del dolor lumbar”, dijo el CEO de DiscGenics, Flagg Flanagan, al The Salt Lake Tribune. “Recibir el visto bueno de la agencia para comenzar los ensayos en humanos es un paso fundamental para nuestro programa clínico”.

DiscGenics planea comenzar a inscribir a 60 pacientes en el estudio antes de fin de año.

 

Aunque tanto BioRestorative como DiscGenics tienen terapias que parecen prometedoras, pasará algún tiempo, probablemente años, antes de que cualquiera de los tratamientos esté disponible públicamente. Pero estos estudios podrían ser un gran paso adelante para encontrar una cura real para el dolor de espalda, no solo otro tratamiento que enmascare el dolor.

 

Fuente: https://www.painnewsnetwork.org/stories/2017/10/22/a-promising-solution-to-lower-back-pain